asignatura "problemas psicosociales en chile", universidad alberto hurtado

asignatura "problemas psicosociales en chile", universidad alberto hurtado

jueves, 25 de septiembre de 2008

La Prostitución: “Placer a precio de…”


En Holanda la prostitución representa una forma de comercio reconocida, aceptada y admitida. En otras palabras es completamente legal. A partir de la década del ochenta es uno de los pocos países en el mundo que hace alarde de contar con una política nacional e internacional de despenalización de las actividades relacionadas con la prostitución, bajo la política de la “tolerancia”:
“La supresión origina más problemas de los que resuelve” (Victoire, M., 2001)


A partir de estas medidas se genera controversia sobre Holanda. Algunos hablan de medidas necesarias, mientras que otros disconformes e indignados la tildan de una nación claramente proxeneta. ¿Cuál es la línea correcta? Las respuestas son variadas dependiendo de su origen, es por esto que en muchos países “incluyendo el nuestro” la prostitución ni siquiera es un tema tratado por esto muy poca gente conoce verdaderamente como funciona esta red, incluso la mayoría cree que consiste simplemente en el incentivo económico de una mujer ligado a su desesperación para solventar sus gastos y quizás el de su familia, pero ¿será esto así verdaderamente? Es claro que cuando pensamos en la prostitución no concebimos la idea que detrás de un acto con denominación tan común exista una red de comercio y tráfico que en base a mujeres que obtiene anualmente grandes cantidades de dinero existiendo un castigador que muchas veces las explota y las somete a golpes y violaciones.

Estas grandes redes muchas veces desconocidas en el país no son denunciadas principalmente porque no existen leyes claras sobre prostitución al no ser reconocida como legal, lo interesante ahora es que aún no siendo legal tiene una serie de reglamentaciones respecto su ejercicio: se enfatiza que solo las mujeres deben acudir mensualmente a un Centro de Enfermedades de Transmisión sexual y deben tener consigo un carné sanitario que acredite que no son portadoras de alguna enfermedad venérea

¿Cuál será entonces la forma de solucionar este problema? ¿Acaso la prostitución debe ser legal? Las desventajas de plantear una legalidad según quienes abogan a un No, es que esto aumentaría claramente el comercio sexual, creándose más redes de prostitución, lo que aumentaría la cifra de quienes se dedican a eso denigrando aún mas a las mujeres que realizan esta actividad.
Mirando el punto de vista de quienes respaldan la legalización de la prostitución afirman que es necesaria una forma mas digna de trabajo:
“Resurge así una lógica de represión; sus consecuencias nefastas para las prostitutas (incremento de la clandestinidad, la precariedad, la inseguridad, la exposición al HIV y la dependencia de los proxenetas), son a partir de ahora indudables.” (Mathieu, L., 2003)

La ilegalidad no atribuye beneficios ya que a pesar de ser ilegal la prostitución, el acto en si nunca podrá serlo, pues no se puede juzgar a una mujer si mantiene relaciones o no con un extraño, mucho menos probar que existe transferencia de dinero a cambio de esta relación.
Seguir con esto es avalar un sistema de esclavitud, lo legal humanizaría la vida de estas mujeres logrando que pertenezcan a algún lugar en la sociedad siendo así posible disminuir la esclavitud y los malos tratos que reciben, no les entregaría crédito por lo que hacen (como muchos piensan), pues a pesar de ser legal, seguiría siendo castigado socialmente.Al ser legal sería regularizado, como cualquier empresa y sociedad lucrativa ayudando así a que las mujeres dejasen las situaciones precarias en las que muchas veces trabajan y pudiesen tener condiciones mas dignas.
Por ultimo es claro que el dinero ahora obtenido por las redes de prostitución no es declarado, no paga impuestos y la riqueza del comercio no le pertenece a nadie concretamente, al ser legal esta situación cambiaria pudiendo el estado regularizarla y recibiendo un impuesto por las ganancias.
Referencias:
-Victoire, M. (2001). Libres de no serlo. Editorial aun creemos en los sueños. Chile
-Mathieu, L. (2003). Las causas económicas de las prostitución. Editorial aun creemos en los sueños. Chile

1 comentario:

Pablo Andrés Ugarte dijo...

Buena opinión. Faltó mayor desarrollo de los autores que propusiste.