asignatura "problemas psicosociales en chile", universidad alberto hurtado

asignatura "problemas psicosociales en chile", universidad alberto hurtado

jueves, 25 de septiembre de 2008

Abuso sexual y embarazo en la adolescente


Si bien hoy en día ya no nos sueña tan extraño escuchar hablar de embarazo adolescente, si nos llama la atención el hecho de que gran parte de estos embarazos sean producto de una violación.

Según informes policiales y forenses de Chile, en conjunto con otros países americanos, entre el 59 y 69% de las violaciones son sufridas por jóvenes menores de 20 años. También se llegó a la conclusión de que, entre el 6,1 y 40% de las adolescentes cuya edad se encontraba entre los 16 a 19 años había sufrido al menos una situación de abuso sexual. En 1998 otro estudio realizado acá en Chile comprobó que de los embarazos adolescentes que se registraban en esa época un 12% era producto de una violación, siendo el 99% de ellos no deseados.


Un dato aún más relevante y sorprendente es que el 55% de las violaciones realizadas a adolescentes son efectuadas por algún familiar o persona cercana a la víctima. El padre o padrastro, un tío u otro pariente, un vecino, un profesor u otro conocido de la familia son posibles agresores de estas jóvenes. Siendo los abusos sexuales realizados por desconocidos menos frecuentes de lo que uno tendería a pensar.


De esta forma, se pueden señalar como variables que harían más propensa a una adolescente a ser una potencial víctima de abuso sexual, conllevando esto un embarazo, el ser de un nivel socioeconómico bajo, el ser estudiante, el tener malas relaciones con los padres, el estar en una relación con una pareja mayor de 30 años, entre otros. A su vez el hecho de convertirse en madre de esta forma va a llevar a la adolescente, generalmente, a tener una actitud negativa frente al embarazo, y luego de producido el parto frente al niño, también la joven tendrá mayor probabilidad de morbilidad tanto en el embarazo, como en el momento del parto.


Entre las variables significativas en los casos de violación intrafamiliar se encuentra el ser adolescentes más jóvenes y con madres más jóvenes, el poseer antecedentes de maltrato físico, presencia en el hogar ya sea del padrastro o conviviente de la madre, o que el padre sea alcohólico.


Con esta revisión sobre abuso sexual y adolescencia podemos ver que en las violaciones en este periodo del ciclo vital, el agresor más común es el que menos nos hubiéramos imaginado, una persona que se supone de confianza, muchas veces incluso el propio padre de la joven. De esta manera es claro plantearse el embarazo adolescente como un problema psicosocial, el cual, para sorpresa de nosotros mismos, muchas veces acarrea un vínculo con lo penal.

Referencias:


Revista de Posgrado de la Cátedra VIa Medicina de la UNNE, extraído el 20 de Septiembre de 2008 de http://med.unne.edu.ar/revista/revista107/emb_adolescencia.html

1 comentario:

Pablo Andrés Ugarte dijo...

Fue un comentario breve y que no permitió desarrollar el tema en cuestión.
No sigues las citas APAs.