asignatura "problemas psicosociales en chile", universidad alberto hurtado

asignatura "problemas psicosociales en chile", universidad alberto hurtado

jueves, 25 de septiembre de 2008

Después de todo, esas mujeres no son tan culpables...


El prostituirse es una de las tantas acciones que está condenada por el sistema social. El que una mujer se prostituya va contra la imagen idealizada de mujer, pura, madre. El prostituirse sería entonces un signo y causa (o consecuencia) de una mujer de "mala vida" que vende no sólo su cuerpo, sino su dignidad y por tanto merece ser castigada de la peor de las formas: Quitándole su calidad de persona, reduciéndola socialmente a un objeto. Esto, porque ha optado por el peor de los caminos, el más escandaloso, el que hiere más la honra, no sólo de ella; sino de su entorno, del género, de la sociedad de bien. En el fondo se sitúa la responsabilidad en la mujer que ha "elegido" (dudoso término) ejercer de prostituta.
Si fuese tan sencillo, el debate de la prostitución no tendría porqué ser tan forzosamente ocultado a nivel social, legal e histórico. ¿No será la prostitución el resultado de un sistema social, que dado su estructura permite, propicia y avala de alguna manera este fenómeno?
Desde la lectura de Merton (1957) encontramos razones para pensar esto. Este autor habla de las conductas desviadas como resultado de una estructura social que enfatiza y valora ciertas metas culturales (como el dinero), sin que se enfatice equivalentemente los medios institucionales o medios lícitos acordados por la sociedad para llegar a alcanzar tales fines. Como resultado: Las personas desarrollan una sobrevaloración de las metas a alcanzar y como no hay mayor énfasis cultural en los medios institucionales, se buscan los más eficientes para alcanzar el éxito, sin importar si son lícitos o no. Ahora ¿No representa el acto de la prostitución un claro ejemplo de esto? ¿No es la prostitución un medio eficiente para lograr la meta que culturalmente se proyecta en los colegios, dentro de las familias, en la publicidad?
"Es la combinación del énfasis cultural y de la estructura social la que produce la presión intensa hacia la desviación" (Merton, 1957, p. 67). De esta forma, un énfasis cultural en el dinero que se interioriza en nosotros y se convierte en una necesidad inalterable posicionándose como prioridad en nuestra escala de valores, sumado a una estructura social que limita de los medios disponibles a las personas para alcanzar el éxito; induce a lo que Merton declara "Innovación", donde se reemplazan los medios "correctos moral o legalmente" por otros más marginales para alcanzar el mismo fin que la sociedad ha impuesto. "La presión dominante lleva a la atenuación gradual de los medios legítimos, pero poco efectivos y al reforzamiento de los expedientes ilegítimos, pero más eficientes" (Merton,1957, p. 67). Con esto no quiero decir que las mujeres que ejercen de prostitutas estén predeterminadas por la estructura social y por los valores culturales dominantes (en este caso, el dinero), pero afectan en esta elección de ganar "dinero fácil".
Además de esto, hay otra razón por la que podemos decir que es la estructura social la que propicia un lugar para la prostitución: El sistema económico y su ley de oferta-demanda.
La prostitución nace antes del capitalismo, claramente; pero hoy podemos decir que el capitalismo avala la lógica detras de la prostitución: la GRANDÍSIMA demanda.
La prostitutas no son la raíz del mal (si es que lo queremos llamar mal), son los clientes. Por miles de razones buscan servicios sexuales y son ellos los responsables en gran parte de este fenómeno social. Si no hubieran clientes !NO HABRIA PROSTITUCIÓN!, pero esto no sucede a la inversa: Si no hubieran prostitutas, pero sí clientes, cualquier mujer sería animada a convertirse en una...
Por tanto, si se juzga la prostitución, que se juzgue el sistema que no ofrece a todos las mismas oportunidades, pero crea en todos las mismas expectativas de éxito, que se juzgue a los padres, los hermanos, los tíos, los sobrinos, los hijos que hacen que la prostitución sean un gran negocio y una clara oportunidad de ganar dinero; que se juzgue un sistema económico que ha extendido la lógica de oferta-demanda a todos los aspectos de la sociedad actual. !No sólo a las prostitutas!
Dato interesante:
En Suecia se aprobó una ley que despenaliza por el hecho de cobrar por el sexo (Venta), pero penaliza el comprarlo y todo lo que se relaciona con el tráfico y las redes que lucran con este hecho.
En cinco años se redujo en un 80% los clientes y en dos tercios las prostitutas. (http://www.lanacion.cl/prontus_noticias/site/artic/20060206/pags/20060206183835.html)

REFERENCIAS

  • Merton, R. (1957) Teoría Social y Estructura Social (4 estudios). Editorial Andrés Bello

1 comentario:

Pablo Andrés Ugarte dijo...

Bárbara: buen punto de vista. Es buena idea contextualizar a la prostitución en el concierto social como consecuencia de una desviación cultural. Creo que sólo te faltó un poco más de desarrollo frente a los cuestionamientos.
Buena intervención.