asignatura "problemas psicosociales en chile", universidad alberto hurtado

asignatura "problemas psicosociales en chile", universidad alberto hurtado

jueves, 25 de septiembre de 2008

Discriminación de la iglesia ante los actos homosexuales



En la discriminación de homosexuales, la institución que ha influido considerablemente, fomentando la actitud homofóbica, es la iglesia. Esta considera, los homosexuales como personas enfermas, que presentan una desviación del estado natural del ser humano, o mejor dicho, de la sexualidad, cuyo fin es la procreación, y en ningún momento, la búsqueda de placer. ”La actividad homosexual no expresa una unión complementaria capaz de transmitir la vida, y por lo tanto, contradice la esencia misma de la sexualidad.” (Laguna, 2008, 2)

Para comprender la situación, es necesario hacer una distinción entre una persona homosexual y los actos homosexuales. Por un lado, la iglesia acepta a las personas homosexuales, ya que, al igual, que las personas heterosexuales, todos son hijos de dios, por otro lado, se encuentran las practicas homosexuales, las cuales, son contrarias a la ley natural “pues solo buscan el placer por el placer mismo, sin contemplar la procreación” (Laguna, 2008, 3) Según la iglesia, es una inclinación sexual desordenada, puesto que se caracteriza por la autocomplacencia.

Por lo tanto, la iglesia nunca aceptara la practicas homosexuales, al considerarlas, como actos pecaminosos, contrarios al plan que Dios tiene para los hombres. La solución que propone la iglesia, es que estas personas vivan en castidad y recen a Dios, para que los sane de esta terrible enfermedad, ya que, solo así, podrán ser felices. Pero ¿porqué estas personas deberían ser infelices? La respuesta, desde el punto de vista de la iglesia, es que, al igual que todo “desorden moral, la homosexualidad impide la propia realización y felicidad, porque es contraria a la sabiduría creadora de Dios.” (Laguna, 2008, 4)

Un ejemplo, de algunos casos en los que la iglesia ha mostrado clara discriminación, a los homosexuales en chile y además una terrible inconsecuencia, es el ocurrido hace un tiempo contra Sandra Pavez, profesora de religión de un colegio, a la que, se le prohibió seguir haciendo clases debido a su condición homosexual, puesto que, era lesbiana. Movilh denunció, que el “doble estándar de la iglesia en este tema es brutal, pues el mismo sacerdote que presiono a la profesora Pavez para que viviera el celibato, tuvo un hijo y fue trasladado, por el obispo Juan Ignacio Gonzáles Errázuriz a una zona lejana de Santiago. En cambio a Sandra se le impide hacer clases, pese a ser una excelente profesional, solo porque se niega a vivir el celibato. Y no tiene porque vivirlo, pues no es monja. Es profesora de un colegio laico.” (2008, 9) Desgraciadamente, la iglesia tiene una normativa que le da la facultad de determinar quiénes son o no docentes y le permite dejar fuera a los homosexuales, como ocurrió con esta profesora.

Foucault señala, en una entrevista, algo totalmente contrario a la postura de la iglesia, para él “La sexualidad forma parte de nuestras conductas. Forma parte de la libertad de la que gozamos en este mundo. La sexualidad es algo que nosotros mismo creamos”. (Foucault, 1994, pp. 417) Por lo que, el sexo da la posibilidad, según él, de acceder a una vida creadora. Plantea que, el individuo debe tener la posibilidad de elegir su sexualidad, ya que, es una fuente productiva, que permite crear nuevas formas de vida, de vida, relaciones y amistades, y con esto, una cultura, en la que, se originaran nuevas posibilidades de placer. Así, debemos innovar para encontrar nuevas formas de placer, a partir de partes inusuales del cuerpo e incluso a partir de objetos. “el placer también debe formar parte de nuestra cultura” (Foucault, 1994, pp. 420) Por lo tanto, no se debe permitir que la identidad nos limite, puesto que, tenemos derecho a ser libres “las relaciones que debemos mantener con nosotros mismo no son relaciones de identidad; más bien, han de ser relaciones de diferenciación, de creación, de innovación.” (Foucault, 1994, pp. 421)

De esta forma, Foucault considera, en oposición a la iglesia, que debemos innovar, en cuanto a lo que produce placer, propone una desexualización, para así, poder obtener placer a partir de otros objetos extraños al cuerpo. Lo cual, se opone a la idea de que debemos seguir con la tradición procreativa de la sexualidad y que de lo contrario, seremos seres humanos infelices, sino que, al contrario, seremos aun más felices, puesto que, podremos innovar y encontrar placer en una infinidad de cosas.


Bibliografía

Foucault, M. (1994). “Michel Foucault, una entrevista: sexo, poder y política de la identidad”. En Estética, ética y hermenéutica. Barcelon: Paidós, 1999.
Laguna, J. (2008). ¿La homosexualidad es una desviación? Obtenido el 18 de semptiembre del 2008 de http://es.catholic.net/temacontrovertido/330/1745/articulo.php?id=122

Repudio total contra lesbofobia de corte suprema e iglesia catolica en Chile. (25 de Abril de 2008). Obtenido el 18 de septiembre del 2008 de http://www.minoriassexuales.cl/?p=74

1 comentario:

Pablo Andrés Ugarte dijo...

Tu opinión se parece mucho a la primera que hiciste. EN vez de dar a conocer nuevos puntos de vista, repite otros que ya fueron expuestos.
Te recomiendo que no polarices tanto tus argumentos(los buenos y los malos)ya que en ambos polos (homosexualidad e Iglesia) existen matices al respecto.
Trata de mejor las APAs.